Cirugía obesidad

El bypass gástrico, una técnica eficaz contra la obesidad mórbida


El bypass gástrico es una de las técnicas de cirugía bariátrica para tratar la obesidad mórbida que se realiza normalmente por medio de cirugía laparoscópica. Consiste en reducir el estómago a unos 50 CC y hacer que los alimentos vayan directamente desde este estómago reducido hacia el final del intestino. De esta forma, el bypass gástrico consigue reducir la asimilación de alimentos, así como sentir sensación de saciedad con una menor cantidad de comida.

El estómago descartado y el duodeno no se extirpan, sino que se conectan a la parte media del intestino delgado, para permitir que los jugos gástricos (jugos biliopancreáticos) ayuden a digerir la comida.

El bypass gástrico está indicado en pacientes con un índice de Masa Corporal (IMC) superior a 45 e inferior a 54, consiguiendo una pérdida de peso del 65 al 70% del sobrepeso, a 5 años de seguimiento. La bajada de peso es más significativa en el primer año posterior a la cirugía.

Existen diversas técnicas para tratar la obesidad y las enfermedades metabólicas. El bypass gástrico es una de ellas. Cada paciente es diferente y requiere un trato personalizado, por este motivo es imprescindible consultar con un médico especializado en obesidad.

Necesito un bypass gástrico

El bypass gástrico es una de las operaciones que más éxito tienen entre aquellas personas que sufren de obesidad. Se trata de una intervención bastante sencilla que puede reducir una parte importante del estómago.

Está especialmente recomendada en personas que tengan un alto nivel de peso. En estas ocasiones, es difícil conseguir volver a un peso ideal a través de la mera alimentación y el ejercicio. Por ello, el bypass gástrico puede ser una forma idónea de coma entre comillas, resetear nos.

Al someternos al bypass gástrico tenemos que tener en cuenta que esta operación no es un sustituto de nada. Una vez pasado el periodo de post operatorio, es muy importante practicar una rutina de ejercicios cardiovasculares que nos permitan mantener el nuevo peso. Además, la alimentación es otro aspecto que debemos cuidar con mucha atención después de un bypass gástrica. solo si seguimos estos dos consejos será útil para nuestro cuerpo el someternos a este tipo de operaciones.

A la hora de someternos a un bypass gástrico también tenemos que tener en cuenta que es necesario realizar un estudio previo. Normalmente, será el cirujano que nos va a practicar el bypass gástrico quién dictamine si somos un candidato idóneo para someternos a esta operación. Hay que tener en cuenta que es una operación que no está exenta de riesgos. Por lo tanto, el estado físico y de salud del paciente jugará un rol muy importante a la hora de determinar si debe o no practicarse.
en todo caso, los beneficios del bypass gástrica son muchos y muy significativos.

Así, podemos ver que las personas que tienen obesidad mórbida y que se someten a una operación de bypass gástrica ven acrecentada en gran medida su esperanza de vida. Y es que, como sabemos, la obesidad es uno de los factores de mortalidad más acusados que existen. por eso, someterse a un bypass gástrico puede suponer toda una verdadera segunda oportunidad para muchísimas personas.

También tenemos que destacar el aumento de la autoestima en las personas que se someten a un bypass gástrico. El cambio de aspecto es tan importante que supone un verdadero comienzo para muchas personas. Además, este aumento de la autoestima después de someterse a un bypass gástrico hace que seamos más proclives a confiar en nosotros mismos para seguir perdiendo peso y manteniendo la disciplina necesaria para conseguir llegar de una vez por todas a nuestro peso ideal.

También, a la hora de someterse al bypass gástrico tenemos que tener en cuenta que nuestro nivel de vida va a mejorar sensiblemente. Una vez que salimos de la operación, podremos realizar una vida normal, que muchas ocasiones las personas con obesidad mórbida no podían realizar debido a la situación en la que se encontraban.

No obstante, tenemos que tener en cuenta que antes de someternos a una operación de bypass gástrica, tenemos que estar en perfecta forma. Es importante superar una serie de pruebas tanto físicas como psicológicas. Solo las personas que lo hacen podrán ser sometidas con éxito a esta operación.

Por último, no debemos ignorar el hecho de que ser operado de bypass gástrico implica un cierto riesgo. En ocasiones, aunque menos del 1% de los casos, pueden producirse incluso la muerte del paciente. No obstante, la comunidad médica está de acuerdo en que los beneficios para la salud superan ampliamente los riesgos. Ya que, como hemos dicho, hay un aumento significativo de la esperanza de vida y una reducción de la posibilidad de padecer un accidente cardiovascular.

 

 

Método POSE como técnica para reducir la obesidad

El método POSE es una nueva técnica para tratar la obesidad que consiste en la reducción del estómago sin cirugía. La intervención se realiza por vía oral mediante endoscopio y con sedación general. Este método consigue reducir el estómago en un 20-30% con una serie de pliegues gástricos que limitan su capacidad. Esta es una técnica que está recomendada para personas con obesidad y con un Índice de Masa Corporal (IMC) de 27 a 40 y que no han logrado perder peso por medio de dietas y ejercicio físico. La realización de esta técnica también puede ser adecuada para aquellos pacientes a los que el balón intragástrico no les haya funcionado.

El método POSE se practica de manera ambulatoria en unos 45 minutos, y puede conseguir una reducción de peso de hasta un 45% del exceso de peso. Habitualmente el paciente pasa una noche en observación y al día siguiente ya puede abandonar la clínica. Tras el alta, se puede hacer vida relativamente normal a las 24 horas de la intervención, sin necesidad de solicitar una baja médica. 

Las ventajas del método POSE son varias: se realiza vía endoscópica, por tanto es una intervención mucho menos invasiva que una cirugía y ofrece grandes beneficios a los pacientes reduciendo considerablemente su recuperación post intervención; el riesgo de infección disminuye ya que no existe ninguna herida; y  la ausencia de cicatrices contribuye a la estética.

Hay que tener en cuenta que, después de realizar este tipo de tratamiento de reducción de la obesidad, el paciente deberá seguir unas pautas dietéticas concretas, así como un programa de modificación de hábitos, tanto alimentarios como de estilo de vida con el objetivo llevar una vida más saludable y lograr la pérdida de peso que el médico crea conveniente.

Existen diversas técnicas para tratar la obesidad, sin embargo como cada paciente es diferente y requiere un trato personalizado, antes de decantarse por uno u otro tratamiento es imprescindible realizar la consulta con un médico especializado en obesidad.

Qué es el Método pose contra la obesidad

La cirugía es un campo que avanza a pasos de gigante. Por eso, lo que antaño eran complicadas operaciones que podían salir mal, actualmente se han convertido en intervenciones muy sencillas que prácticamente no merecen el nombre de operación y que resultan mucho menos invasivas y menos riesgosas para la persona que se somete a ellas. Una de estas nuevas técnicas que se han ido popularizando más y más entre las personas que sufren de obesidad es el método pose.

A diferencia de otro tipo de intervenciones, en el método pose lo que se hace es practicar al paciente una endoscopia por vía oral. Una vez hecha, de lo que se trata es de plegar el tejido gástrico para así poder alterar el tamaño del estómago y que su capacidad se vea reducida. El objetivo que busca esta práctica es el conseguir que la sensación de saciedad llegue antes. Sería en su metodología y efectos muy similar a lo tanto al bypass gástrico como a la gastrectomía vertical.

No obstante, esta intervención no sería una operación quirúrgica propiamente dicha como si sucede con las otras dos. A diferencia del otro tipo de intervenciones, el método pose se puede practicar en la penas 40 minutos. Eso sí, se tiene que practicar bajo anestesia general. a pesar de ello, se considera una intervención muy poco invasiva y está considerada de bajo riesgo. De hecho, el tiempo que debemos pasar en el hospital cuando nos sometemos a una intervención con el método pose es de menos de 24 horas.

Sólo en casos muy concretos y excepcionales es necesaria la hospitalización. Al igual que sucede con otros métodos de reducción de estómago como la gastrectomía vertical y el bypass gástrico, es muy importante alterar los hábitos de vida y en comportamiento una vez que nos hemos sometido al método pose. Tenemos que tener en cuenta que este método sólo sirve para Ser utilizado como método de choque.

El grueso del trabajo debe ser practicado a través de la dieta y el ejercicio. Por ello, no debemos olvidar que una vez que hemos sido sometidos al método pose debemos cambiar de rutina. Los pacientes que se hayan sometido al método pose de Ben optar por una dieta equilibrada y sana.Además, es importante que todos ellos realicen rutinas diarias de ejercicio con el objetivo de estar en forma y de perder peso. Al igual que el resto de intervenciones que se suelen practicar las personas con obesidad mórbida, el método pose también implica un aumento de la esperanza de vida. Y es que una vez que hemos conseguido bajar de peso y dejar de estar dentro de la categoría de obesos, nuestra esperanza de vida se ve mejorada muy sustancialmente.

También, al ser un tipo de intervención mucho menos invasiva, el método pose nos permite tener también una mayor esperanza de vida en la intervención. Y es que el riesgo de muerte durante la intervención del método pose es prácticamente nulo. de hecho, la única complicación que tienes el hecho de tener que someterse a la anestesia general. Por lo demás, es un método bastante seguro.

Así que si padeces de obesidad, puedes tener en cuenta el método pose como una de las alternativas de las que dispones actualmente. No obstante, lo mejor en estos casos es que consultes con tu médico y que sea él o ella quien te asesore sobre si reúnes las condiciones o no para someterte a este tipo de intervención. Una vez aceptado, verás que es una excelente ayuda a la hora de volver a tener y llevar una vida normal.

 

El sobrepeso y la obesidad se pueden combatir.

Como muchos de vosotros sabéis, el sobrepeso y la obesidad se pueden combatir gracias a los buenos hábitos alimenticios, el ejercicio físico y los avances en la cirugía bariátrica. Desde la Unidad de Cirugía de la Obesidad y Metabólica (UCOM) trabajamos día a día para ofrecer la mejor atención, siempre buscando nuevos caminos para tratar y curar estas patologías.

Creemos que el trabajo de comunicación es muy importante para divulgar las técnicas más eficaces para hacer frente al sobrepeso y la obesidad, así como la certificación de nuestros pacientes a los que agradecemos su implicación y testimonio.

Os dejamos con esta noticia emitida en el Informativo de Televisión Española el pasado domingo 3 de julio sobre el caso y la experiencia de Josep Maria Gris i Virginia García referente al sobrepeso y la obesidad.

Para ver el vídeo puede hacer click aquí

 

 

El Dr. Joan Pujol en la mesa redonda ‘Cirugía de revisión’ en el marco del XVIII Congreso de la SECO

Los pasados días 21, 22 y 23 de junio, el World Trade Center de Barcelona acogió el XVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad Mórbida y de las Enfermedades Metabólicas (SECO). El encuentro, que congregó a los mejores especialistas nacionales e internacionales relacionados con esta especialidad quirúrgica, abordó temas relacionados con los avances tecnológicos y con los efectos metabólicos producidos por estas técnicas quirúrgicas.

El doctor Joan Pujol Ràfols, considerado uno de los especialistas más prestigiosos en el ámbito de la cirugía bariátrica en España y miembro vocal del comité organizador del Congreso, formó parte de la mesa redonda Cirugía de revisión, que tuvo lugar el miércoles, 22 de junio en la sala Auditorio del World Trade Center. La sesión reunió a profesionales de Italia y de España que expusieron en detalle los tratamientos más efectivos para luchar contra la obesidad, enfermedad que actualmente padecen más de 600 millones de personas.

-

Dr. Pujol Rafols
UCOM - Unidad de Cirugía de la Obesidad y Metabólica.
Clínica Mi Tres Torres de Barcelona.
www.cirugiayobesidad.es

#drpujol #obesidad #ucom #cirugiayobesidad #drpujolrafols #reducciondeestomago

 

Obesidad y artrosis

Los obesos tienen siete veces más posibilidades de sufrir artrosis

Concienciar a la sociedad sobre la influencia que tiene la obesidad en enfermedades músculo-esqueléticas es clave. Así lo advierten organizaciones como la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO). 

En España la artrosis es la enfermedad músculo-esquelética más frecuente. La padecen un 40% de las personas mayores de 60 años, provocando discapacidad en muchas de ellas.

El peso ejerce una carga excesiva en las articulaciones que con el tiempo conlleva a una degradación del cartílago articular. De hecho, hay una prevalencia de obesidad en la población española con artrosis de rodilla del 38 % en las mujeres y del 28 % en los hombres.

Con todo, las sociedades científicas se han propuesto reducir la obesidad para aliviar así también la artrosis e informan que perder entre 4 y 5 quilos disminuye en un 50 por ciento el riesgo de padecer obesidad.

Hay que tener en cuenta que la obesidad es una enfermedad crónica. Reducir la ingesta de carbohidratos, consumir los alimentos altos en proteínas por las mañanas, comer fruta mejor que beber zumos, disminuir el consumo de alcohol y en definitiva,  ponerse en manos de un nutricionista y hacer algo de ejercicio, previa evaluación médica, contribuirá positivamente a que la obesidad influya menos en los dolorosos efectos de la artrosis.

El 19 noviembre  es el Día Mundial de la Lucha contra la Obesidad.

 

Páginas

Suscribirse a RSS - Cirugía obesidad