ByPass Gástrico

Rosa González: “No sigo ninguna dieta, pero como de manera saludable y de vez en cuando me doy mis caprichos”

Rosa González actualmente pesa 60 kilos pero llegó a pesar 142,5. El año pasado, con 37 años, decidió pasar por quirófano y someterse a un bypass gástrico, y en menos de un año ha conseguido pasar de una talla 56 a una 36.

Rosa, ¿por qué decidiste operarte de obesidad?

El sobrepeso me ha repercutido mucho en la salud, sobre todo durante mis dos embarazos, que fueron muy complicados (hipertensión, diabetes gestacional, trombosis de placenta que provocó parto prematuro…). Con solamente 37 años tenía muchas dolencias. Cansada de encontrarme mal, decidí ponerme en manos del Dr. Pujol Rafols. A los 10 meses ya estaba en mi peso ideal.

“La obesidad te arrasa la vida”

¿Cómo era tu vida siendo obesa y cómo es ahora después de la operación?

Yo nací obesa, así que siempre viví con sobrepeso. Además, yo no tenía ningún rigor en mis dietas. Si estaba contenta comía, si estaba triste comía. Mejor dicho malcomía.

La obesidad te arrasa la vida y lógicamente afecta a tu día a día. No podía hacer ejercicio físico porque me cansaba enseguida. Si mi hijo se echaba a correr, no podía ni seguirle. Apenas conseguía agacharme y hasta me costaba poner un pañal. El aseo íntimo era muy complicado para mí: no podía hacerme una depilación íntima o cortarme las uñas de los pies cómodamente. Sudaba muchísimo y siempre llevaba chaqueta por cortesía.

Desde que el Dr. Pujol me he practicado una reducción de estómago, mi vida ha cambiado muchísimo. Vivir con 80 kilos menos te permite hacer vida normal. Ahora voy cada día dos horas al gimnasio y me siento fenomenal. Comprar ropa es mucho más fácil puesto que encontrar prendas que te gusten en una talla 56 no es lo habitual. Ahora, con una 36, puedo comprarme lo que quiera en cualquier tienda.

Después de haberme operado el doctor Pujol con la técnica del bypass gástrico, veo la vida de otra manera. Inevitablemente te sube la autoestima. 

¿Realizas algún tipo de dieta?

No sigo ninguna dieta, pero he cambiado mis hábitos alimenticios. Ahora como de manera saludable. Eso sí, de vez en cuando me permito mis caprichos: un chocolate, un gofre, un churrito. 

¿Volverías a pasar por quirófano para practicarte una reducción de estómago?

¡Ni me lo pensaría! Mil veces sí. Operarme de reducción de estómago me ha cambiado la vida por completo. Animo sinceramente a la gente que padece obesidad, a aquellos que ya lo han probado todo y no bajan de peso, a dar el paso. ¡No se arrepentirán!

-------------------------------------------------------

"Tu cirugía en buenas manos"

Contactar con el Dr. Joan Pujol Rafols: https://www.cirugiayobesidad.es/contacto
 
 
Share:

De 120 kg a 60 kg, sí es posible.

Virginia García pesaba 120 kg y actualmente su peso es de 60 kg. Padeció obesidad mórbida durante 5 años hasta que, cansada de esta situación, decidió operarse. En 9 meses Virginia perdió la mitad de su peso y pudo empezar a hacer vida normal. Actualmente tiene 29 años y tiene su propia compañía de teatro.


“Lo hacía todo con miedo por si se reían de mí o rompía una silla al sentarme”


Virginia, ¿qué te condujo a someterte a una operación de cirugía de la obesidad?.

Llegué a pesar 120 quilos. No vivía, no disfrutaba de la vida, los quilos me ganaban día a día y no era yo. La vida puede ser a veces complicada pero con quilos de más, te puedo asegurar que es mucho más difícil.
 
¿Con qué técnica decidió operarte el Dr. Joan Pujol? ¿En qué consiste?.
La técnica que el doctor creyó adecuada para mí, cada paciente es un mundo, fue el by pass gástrico, que consiste en hacer el estómago más pequeño y acortar los intestinos para que la digestión más rápida.
 
¿Cuánto tiempo pasó entre la operación y hasta llegar a tu peso ideal?.
En mi caso fue todo muy rápido. En 9 meses ya estaba en mi peso, 60 kg.
 
¿Qué consecuencias estaba teniendo la obesidad en tu vida?.
No podía hacer nada, el simple hecho de atarme los zapatos era imposible, sentarme en el tren o en el cine era muy complicado porque no cabía... Lo hacía todo con miedo por si se rían de mí o por si rompía una silla al sentarme. La exclusión social es muy cruel, hasta encontrar trabajo es difícil para una persona obesa.
 
¿La obesidad estaba afectando tu estado de salud física y emocional?.
Por supuesto. Andar era muy cansado. ¡Tenía que mover 120 kilos! No era feliz viviendo de esta manera. Poco a poco iba empeorando mi estado de ánimo y entré  en un círculo tóxico, peor me sentía, más comía, porque comer me hacía sentir bien momentáneamente. Es el pez que muerde la cola…
 

“Hay que coger a los quilos por los cuernos y afrontar las cosas como son. Se puede ganar la batalla a la obesidad”

 
¿En qué aspectos ha cambiado tu vida desde que te has operado?.
¡En todo!!!! ahora disfruto del día a día. Puedo hacer actividades cotidianas como salir a dar un paseo sin ahogarme, sentarme en un cine a ver una película, atarme las bambas. Las puertas al mundo laboral se han abierto definitivamente y me siento realizada profesionalmente trabajando como animadora con mi propia compañía de teatro. También trabajo como maquilladora de fantasía. Mi vida social, lógicamente, también es otra.
 
¿Actualmente realizas algún tipo de dieta?.
Actualmente no. Como de todo manteniendo, eso sí, unos hábitos alimentarios saludables.
 
¿Volverías a operarte?.
Sin dudarlo y con los ojos cerrados. De hecho me arrepiento de no haberlo hecho antes. Es muy importante ponerse en manos de expertos especialistas en cirugía de la obesidad.
 
¿Qué les dirías a las personas que padecen obesidad?.
Que miren hacia adelante con decisión, cogiendo a los quilos por los cuernos y afrontando las cosas como son. Les digo: podéis ganar la batalla a la obesidad.
 
 
Share:

Por mis problemas personales y mi adolescencia.

Por mis problemas personales y mi adolescencia (sin querer escuchar a nadie) me vi envuelta en una enfermedad de la que quería huir y no sabia cómo. Me hice comedora compulsiva poco a poco sin darme cuenta. A medida que iba comiendo mi calidad de vida disminuía. Con dieciocho años ya no iba ni a la playa (y vivo en Platja d’Aro, uno de los mejores lugares de la Costa Brava con dos kilómetros de playa) ni a pasear.

En las fotografías con mis amigas me escondía detrás para que no se viera el enorme cuerpo que tenia Los tobillos se me hinchaban, casi no podía abrocharme las bambas. Había llegado a 130 kilos, una 64 o más de talla de pantalón (me los hacían a medida). No encontraba ropa en ninguna tienda y me fui encerrando en mi casa (el lugar donde tenía mi refugio y me evadía de mi problema).

Mis padres y familiares preocupados y buscando alguna solución, yo negándome a dejar de comer , la ansiedad hacia que cada día comiera de todo y más.

Finalmente, después de acudir a muchos especialistas, psicólogos, mi madre por Internet localizó al Dr. Pujol Rafols (mi ángel de la guarda). Sin pensarlo pedimos visita y allí me presente para que me pudiera dar una solución.

Después de la visita con el dr Pujol Rafols la valoración fue que debía realizar una operación de reducción de estómago. Salí convencida de que tenia que operarme de obesidad. Sabia que si no tomaba medidas urgentes los kilos me pasarían factura a la larga.


El dr Pujol Rafols me operó de obesidad el 18 de noviembre de 2009, la operación fue estupendamente, tanto que a los cuatro días me fui a mi casa. A las tres semanas reinicié mis estudios y mi trabajo de fin de semana en la peluquería.

Ahora peso 68 kilos, por lo tanto he perdido 62, menudo cambio!

Es ahora cuando tengo la vida con la que tanto soñé, poderme vestir en tiendas de jóvenes como yo. Tengo la talla S de jersey y la 40 de pantalón.

Salir de fiesta, ponerme un vestido corto (cosa que no hacia desde que era una niña), me enorgullece. Mi carácter ha cambiado drásticamente. Ahora la gente no me mira por la calle por lo gorda que soy, sino por lo guapa que estoy.

Gracias profundamente a mi familia que en todo momento me apoyo y me ayudo, y a mi ángel de la guarda, el Dr. Joan Pujol Rafols.

Share:

ByPass gástrico. La historia de Sara Carmona es un claro ejemplo de superación.

La historia de Sara Carmona es un claro ejemplo de superación, tras vivir unos años marcados por la desesperación a nivel personal y laboral.

Según palabras del dr Pujol Rafols, la obesidad, además de perjudicar a la salud y a la autoestima de las personas que la padecen, se ha convertido también en un grave obstáculo a la hora de acceder a un empleo. Así lo vivió Sara antes de someterse hace dos años a un ByPass gástrico, gracias al cual perdió 70 kilos.

La discriminación en este sentido y hacia el colectivo de las personas obesas, sobre todo entre las mujeres, está a la orden del día. De hecho, un estudio elaborado por investigadores ingleses, señala que las mujeres obesas tienen todas las de perder frente a otras candidatas sin sobrepeso a la hora de obtener un puesto de trabajo. Un ejemplo claro lo tenemos en nuestra protagonista, quien por culpa del exceso de peso vió limitadas sus expectativas laborales por el hecho de pesar 135 kilos.

Con 32 años Sara sufria obesidad y depresión, pero los kilos de más eran también un obstáculo para acceder al mundo laboral. Ella como auxiliar de enfermeria acudía a numerosas entrevistas de trabajo, pero por su aspecto dudaban de su capacidad.

En mayo de 2011 decidió ponerse en manos del doctor Pujol Rafols, acudiendo a UCOM para someterse a una reducción de estómago, concretamente un ByPass gástrico. Fue a partir de entonces cuando su vida cambió por completo y en todos los ámbitos, ganando en salud, aspecto y autoestima.

A raiz de aquella intervención practicada por el dr Pujol Rafols, a esta joven de 34 años y 1,62 de altura, se le triplicaron las oportunidades de trabajar con más entrevistas, siendo atendida con una atención e interés que nada tenía que ver con la recibida antes. Ahora tras el ByPass gástrico y con sus 65 kilos, Sara disfrutra de una vida laboral óptima, con un buen trabajo. Además, confiesa que ha pasado de ser una chica con un carácter sobrio y malhumorado, a una persona optimista y feliz.

Share:

El Antes y despues de Mireia Fernandez Barba tras someterse a un ByPass Gástrico.

Mireia Fernández Barba fue sometida en UCOM a un by pass en marzo del 2011. Por aquel entonces pesaba 107 kilos y ahora pesa 65. Su vida ha dado un cambio radical tras recurrir a la cirugía de la obesidad y ponerse en manos de los especialistas de la Unidad de Tratamiento de la Cirugía de la Obesidad de la Clínica Tres Torres.

Gracias a su nuevo aspecto y tras ser reclamada por una empresa italiana, se pudo permitir el lujo de dejar el rutinario y monótono trabajo de administrativa que desempeñaba, para poder dedicarse de lleno y profesionalmente a una de sus grandes pasiones –la reposteria-. Ahora, con bastantes kilos menos, es una empleada mejor remunerada y con una situación de privilegio que le ha llevado incluso a ser la imagen de la empresa para la que trabaja.

Mireia Fernández se siente a día de hoy una mujer con una calidad de vida plena, con más autoestima y muy bien consigo misma. Una situación que nada tiene que ver con la de tres años atrás, marcada por los numerosos obstáculos generados por la obesidad que sufría.

Share:

Desde pequeñita he sufrido el problema del sobrepeso.

Desde pequeñita he sufrido el problema del sobrepeso. Llegó un momento en que ya no tenía ganas de nada. Viví una adolescencia apartada del mundo. A raíz de ser elegida Primera Dama de Honor del Certamen de Miss Talla Grande 2006 empecé a llevar una vida social más ajetreada y sobre todo empecé sacarle mayor partido a mi imagen. Hice cursos de maquillaje, pasarela y fotografía. Empecé a verme más guapa. Gané dinero y me pude permitir muchos caprichos… pero finalmente decidí invertirlo en mi salud, ya que aunque me veía mejor, mis peleas con el armario eran constantes.

Antes necesitaba más tiempo para sentirme atractiva.

Desde que me sometí al by pass el pasado año de la mano del Dr. Joan Pujol mi vida ha experimentado un giro de 180 grados. Ya no soy modelo profesional pero me he encontrado a mí misma.

Share:

Mª Ángeles Moreno con 1,58 de altura pesaba 99 kilos.

Mª Ángeles Moreno con 1,58 de altura pesaba 99 kilos. En octubre del 2010 se sometió a un by pass gástrico de la mano del dr. Joan Pujol, gracias al cual hoy pesa 57 kilos. Aquí tenemos una muestra del antes y el después.

Share:

Vanesa Carrillo Paton es otra de las pacientes

Vanesa Carrillo Paton es otra de las pacientes del dr. Joan Pujol que se opero de un by pass en junio de 2011. Por aquel entonces pesaba 104,5 kilos. Un año después esta joven de 31 años, con 1,60 de altura, ha visto como su vida ha dado un giro radical pesando 45 kilos menos.

Share:

David Cata y Montse Aliu, un matrimonio que han superado el problema de la obesidad.

David Cata y Montse Aliu es un matrimonio que tras sufrir el problema de la obesidad, decidieron ponerse en manos del doctor Joan Pujol Rafols. Ambos decidieron poner fin a su calvario y recurrir a la Cirugía Bariátrica para así comenzar una nueva etapa en sus vidas lejos de todos los inconvenientes que trae consigo el exceso de peso. David con 1,66 de altura llegó a pesar 115 kilos y en noviembre de 2010 se operó de bypass. Los resultados fueron tan buenos que en febrero de 2012 su mujer Montse hizo lo mismo. Por aquel entonces pesaba 126 kgs con 1,58 de estatura. A día de hoy los dos disfrutan de una calidad de vida plena y en pareja, con 30 y 55 kilos menos respectivamente. David pesa actualmente 84 kilos y su esposa en torno a los 70. Todo un ejemplo de superación y esfuerzo gracias a la ayuda del doctor Joan Pujol y el equipo de UCOM.

Share:
Suscribirse a RSS - ByPass Gástrico