Reportaje sobre la paciente Esther Gómez en España Directo

Esther Gómez, una joven que pesaba 122 kilos y tras someterse a una reducción de estómago, perdió más de 60 kilos. Ahora ha recuperado su autoestima y sus ganas de vivir.


Presentadora. Como puede cambiar la vida con 60 kilos menos. Ayer les contamos la historia de Esther, obesa mórbida que ni si quiera se atrevía a salir a la calle. Hoy, otra Esther representa la otra cara de la moneda. Vean.

Periodista: Estas fotos que estamos viendo Esther ¿De qué fecha son?

Esther: Pues son de julio del año 2002, justo una semana antes de operarme, en un viaje que hice a Francia.

Periodista: ¿Ahí cuánto pesas Esther?

Esther: Pues pesaba 122 kilos.

Periodista: ¿Y a fecha de hoy?

Esther: Pues, llegué a pesar 52 kilos y me tuvieron que someter a una dieta de engorde, para poder llegar al peso actual, que son 58 kilos.

Periodista: La cirugía moderna ha jugado a favor de pacientes como Esther: un bypass gástrico le ha cambiado la vida. ¿Qué te viene a la cabeza cuando ves estas fotos?

Esther: Pues, la verdad es que no me reconozco, porque me da la sensación de que es una persona de 50 o 60 años en lugar de una persona de 29 años.

Periodista: ¿Tú lo notabas en la calle, ese trato?

Esther: Sí, me llamaban señora.

Periodista: ¿Con cuántos años?

Esther: Con 29 años y la verdad es que me chocaba y tenía que llevar cierta ropa, que aunque me costaba mucho dinero, pues era ropa de persona mayor, no podía llevar unos tejanos como llevo ahora tranquilamente.

Periodista: Casi que te pregunto por la ropa que utilizabas por entonces ¿está en un cajón ahí guardada? ¿o…?

Esther: Pues, ni ganas, casi la quemé.

Periodista: Casi la quemaste.

Esther: Si, la verdad es que la tiré toda, porque la tenía muy  destrozada, la rompía toda de las ingles, de todos los lados estaba muy recosida pese a ser una ropa muy cara, así que… ¿y para que la quiero?

Periodista: ¿Es una manera de pasar página también, deshacerse de la ropa?

Esther: Sí, sí. Totalmente.

Periodista: ¿Por qué fue una etapa que quieres olvidar? ¿Esa etapa en la que tenías un sobrepeso importante?

Esther: Sí es una etapa que ya no existe, que ya no volverá nunca más. Entonces no me interesa conservar la ropa, me interesa llenar el armario con la ropa nueva.

Periodista: Prácticamente la mitad de la población en España, sufre sobrepeso. Cada vez son más los pacientes que acuden a clínicas como en la que trabaja el Dr. Pujol , experimentado en operaciones como la de Esther.

Dr. Pujol: La obesidad es un problema y yo creo que esto la sociedad lo comienza a tener claro. No es un problema de estética,  sino que es un problema de salud y un problema de salud que nos lleva a otros problemas, incluso a acortar nuestra esperanza de vida.

Periodista: ¿Cualquier persona puede operarse?

Dr. Pujol: Cualquier persona que crea que su obesidad la tiene descontrolada, tiene que ponerse en manos de un médico que valorara si es candidata o no para la intervención quirúrgica.

Periodista: Hay que verlo previamente ¿no?

Dr. Pujol: Claro, evidentemente de pasar todo un estudio, por diferentes especialistas para ver si es la persona ideal.

Periodista: ¿Cuánto puede perder después de la operación así?

Dr. Pujol: Bueno, esto depende un poco del peso que tenga que perder, del peso inicial pero pueden llegar a perder hasta 100 y más kilos en una sola intervención quirúrgica.

Periodista: Esta niña es Marta. ¡Hola Marta!.

Esther: Tiene 21 meses.

Periodista: Dice que si a todo, sí, sí. ¿Eres guapa tú?

Marta: Si.

Periodista: Sí ¿ves?

Esther: Es que lo es.

Periodista: ¿Cuánto tiempo tiene?

Esther: 21 meses.

Periodista: 21 meses, después de tu operación ¿no?

Esther: Sí, naturalmente porque es que yo creo que con el sobrepeso que llevaba no hubiera podido quedarme embarazada, ni mucho menos.

Periodista: ¿Si?

Esther: Seguro.

Periodista: ¿En qué momento tú tomas la decisión de que hay que operarse?

Esther: Pues fue en el año 2002 en junio. Vi un artículo en la prensa, donde explicaba pues… el tipo de operaciones que se hacían a las personas con obesidad mórbida, entonces pedí hora para la Clínica Tres Torres con el doctor Pujol y en un mes me operaron. Pasé todas las pruebas médicas y psiquiátricas y me operé.

Periodista: Aja ¿Es una operación costosa?

Esther: Sí, es una operación costosa.

Periodista: Como ¿Cuánto de costosa?

Esther: A mí me presupuestaron unos 17.000 euros, lo que pasa es que me costó un poquito más, porque necesité un poco de plasma y unos días más de ingreso.

Periodista: Pero por lo que cuentas, igual los volverías a pagar de buena gana ¿No?

Esther: Mira, yo no los pude pagar, lo pagaron mis padres, pero si yo hubiera tenido que pagar 40.000, 40.000 o 80.000, porque si no ahora seguramente no estaría viva, estoy segura que ahora pesaría 300 kilos, 6 años después.

Madre de Esther: ¿A qué hora comemos hoy?

Esther: A las dos ¿más o menos?

Madre de Esther: ¿Qué Comeremos hoy?

Esther: Paella.

Madre de Esther: Paella ¿no? Comeremos una paellita.

Esther: Sí.

Periodista: ¿Cómo ha cambiado su hija? En este tiempo, después de la operación.

Madre de Esther: Pues, muchísimo, muchísimo porque ella en unos años engordó muchísimo y todo le perjudicaba en todos sentidos. No podía andar, eh… ir a los sitios era un inconveniente porque todos los asientos son estrechos y ella pues, se acomplejaba y cada vez más gruesa, más gruesa y no había manera, pero ahora está pues, como era ella antes.

Periodista: Un buen día con sus 122 kilos, Esther pasó a formar parte del 15% de la población española considerada como obesa, hoy ha conseguido perder más de 60, pasar página y respirar tranquila.

Presentadora: Pues ojala que todos los enfermos de obesidad mórbida tuvieran la oportunidad de pasar por esta operación que desde luego lo han visto aquí.