El peso de la imagen para hallar trabajo

Mireia Fernández y Sara Carmona exponen en TV cómo sus expectativas laborales se vieron limitadas por el hecho de pesar 133 y 107 kilos respectivamente.
En el transcurso de los dos últimos años sus vidas han cambiado para mejor en todos los ámbitos, tras someterse ambas a un ByPass Gástrico, gracias al cual se quitaron de encima 70 y 40 kilos cada una.


Presentador. Más que un problema para la salud, la obesidad puede ser un lastre a la hora de buscar trabajo.  Algunos están dispuestos,  lo van a comprobar, incluso a pasar por el quirófano  para perder peso y encontrar un empleo.

Periodista: Con 32 años, Sara pesaba 135 kilos.  Sufría obesidad, depresión, pero los kilos de más eran también un obstáculo para acceder al mundo laboral. Ella es auxiliar de enfermería, pero dudaban incluso de su capacidad.

Sara: Es que a lo mejor, físicamente, no podrás mover a los pacientes.

Periodista: Con el bypass gástrico logró quitarse kilos.

Dr. Pujol: Los obesos mórbidos, tienen una incidencia mayor del paro.

Periodista: Y las ofertas de auxiliar se triplicaron.

Sara: Se molestaban en decir: oye, mira, lo siento,  si nos sale otra cosa no te preocupes que me quedo con tu currículum.

Periodista: A Mireia la reducción de estómago le hizo adelgazar 40 kilos. Antes de la intervención, no lograba puestos de cara al público.

Mireia: Pues optas ya a trabajos de administrativa, a trabajos “dónde no se te vea”.

Periodista: Su vida ha dado un giro radical, y ahora Mireia se dedica a su pasión: la repostería.

Mireia: O  sea,  yo salgo en la página web, mi foto con una tarta. Tengo anuncios puestos en el metro de Barcelona.

Periodista: Perder kilos a ambas les ha hecho recuperar su autoestima y también la confianza en sus aptitudes profesionales.