Blog

Los peligros de la obesidad para el corazón

Optar por el Método POSE para perder peso es una de las técnicas más en boga en la actualidad y sobre todo tanto de las más seguras como de las más efectivas para no recuperar esos kilos de más nunca. De hecho, el Método POSE está recomendado especialmente para aquellas personas que sufren de obesidad y cuya salud puede perjudicar cada día. Te contamos cuáles son los peligros de la obesidad para el corazón.


El avance de la ciencia es espectacular. Las constantes investigaciones han ideado nuevos métodos que ayudan al enfermo de obesidad a perder kilos de una manera rápida y sin grandes esfuerzos. La auténtica revolución hoy en día tiene un nombre: el Método Pose. Considerado ya uno de los más novedosos tratamientos de reducción de estómago sin cirugía contra la obesidad. Sobre todo es en este grupo de personas, cuando la urgencia de controlar el peso es inevitable. El exceso de volumen puede acarrear la aparición de numerosas enfermedades, entre ellas coronarias. Los peligros de la obesidad para el corazón pueden ser letales y hay que actuar de inmediato. El Método POSE es una opción que todo paciente con obesidad debe contemplar.

La obesidad es un factor de riesgo para el corazón. Según un estudio publicado en la Revista Española de Cardiología, la asociación entre obesidad y enfermedad cardiovascular es muy compleja y ésta no se limita a factores tradicionales como son la hipertensión, la dislipemia y la diabetes mellitus tipo 2. En los últimos años, se han puesto de relevancia otros peligros de la obesidad para el corazón que podrían llegar incluso a causar enfermedades cardiovasculares tan peligrosas como inflamación subclínica, disfunción endotelial, aumento del tono simpático, perfil lipídico aterogénico, factores trombogénicos y apnea obstructiva del sueño. De hecho la misma Fundación Española del Corazón, cifra los afectos de esta epidemia de la obesidad al 32% de los hombres y al 40% de las mujeres, según el estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España (ENRICA). ¿Qué hacer en este sentido? La alimentación y el ejercicio obviamente son claves para bajar de peso pero cuando falla la voluntad y el exceso de kilos es ya demasiado grande, debemos atajar el problema con resultados claros. El Método Pose contra la obesidad protege a los enfermos proporcionándoles una mejor salud y entre otros aspectos, una buena salud de un órgano vital: el corazón.

 

Cómo tener éxito en tu tratamiento contra la obesidad

Una vez que has decidido que ya es hora para empezar ese tratamiento para perder peso, debes tener en cuenta que debes atacar varios frentes. Es una decisión que beneficia a tu salud pero que implica bastantes cambios en tu vida. El éxito así será más duradero.

Una de las cuestiones a tratar es que es provoca la obesidad. Nuestros hábitos alimenticios y nuestro estilo de vida suelen tener mucho que ver. Por ello el primer paso en un tratamiento para adelgazar es conocer qué es lo que tenemos que cambiar. Se analizan los comportamientos menos saludables y se buscan alternativas. Se plantean las bases sólidas para un cambio vital.

Todo éxito en el tratamiento contra la obesidad empieza con un cambio en la dieta. Tendremos que controlar los alimentos que tomamos y cómo los tomamos. Lo mejor es ponerse en manos de un experto dietista que indicará los mejores pasos a seguir.

Como estas cuestiones son bastantes difíciles, lo mejor es contar con la ayuda de los profesionales. Contar con apoyo psicológico es fundamental. Se analiza si la comer sin control es la respuesta a emociones que no se controlan. Con este apoyo será más fácil cambiar hábitos alimenticios y empezar dietas más saludables. El tratamiento contra la obesidad será más completo y fácil de realizar.

Otra buena base para el éxito del tratamiento contra la obesidad es el ejercicio físico. Lo mejor es el  tratamiento personalizado. El cambio de hábitos también pasa por tener una vida menos sedentaria. Nuestra salud mejorará y cambiará la percepción sobre nosotros mismos. Se fajarán objetivos reales y posibles para hacer un seguimiento efectivo.

 

Tu vida cambiará con el asesoramiento de expertos en tu tratamiento contra la obesidad

Estos tratamientos se hacen a medio y largo plazos porque se os consciente del cambio profundo que se está realizando. Puede llegar a ser difícil pero con el equipo de profesionales adecuados el objetivo se conseguirá de manera asegurada.

Todo esto sirve como una buena base para la realización de cirugía bariátrica. Es un tipo de cirugía que realiza cambios en el estómago y el intestino. De esta manera se pretende cambiar la manera en la que nuestro cuerpo trata los alimentos.

A esta tipo de intervenciones pertenecen el Bypass Gástrico, la Gastrectomía Vertical y la Banda Gástrica. Otro método menos invasivo ya que no requiere cirugía es el Balón Intragástrico.

En otros artículos de este blog podrás ver referencias a todos estos procesos. Siempre debes consultar con especialistas para ver qué combinación de estos procesos configurará tu tratamiento contra la obesidad. Todos están relacionados entre si, ya que el éxito de la cirugía o intervención no será total si no viene acompañado de un cambio en los hábitos vitales.

 

En este artículo lo que se pretende es hacer ver la necesidad de ver como todas estas tratamientos forman parte de un todo. Se deben adaptar a las necesidades de cada persona y siempre de mano d especialistas. Sólo de esta manera se conseguirá el éxito en tu tratamiento contra la obesidad.

 

Puedes echar un vistazo a las personas que han realizado un tratamiento contra la obesidad. Hablan sobro como ha mejorado su salud, pero también cómo les ha cambiado la vida en general. El éxito les viene por su máxima implicación personal en todo el proceso.

 

Por ello sin duda empezar este tipo de tratamientos producirá un cambio en tu vida, siempre acompañado por los mejores expertos que te asesoraran en cada paso. Es sin duda una de las mejores decisiones que puedes tomar.

 

10 cosas que debes saber sobre gastrectomía vertical

La gastrectomía vertical es una operación bastante seria que sólo se recomienda para casos muy extremos de obesidad. Por eso, no siempre es una de las primeras opciones de las que disponen los pacientes a la hora de someterse a una reducción de su volumen a un adelgazamiento.


En cambio, en ciertos casos extremadamente severos de obesidad, se aconseja practicarle al paciente una gastrectomía vertical. Esta operación consiste en la retirada de una parte del estómago, haciendo así que haya una sensación de saciedad mucho antes de lo que sucedería en circunstancias normales.

Por eso, si éste es tu caso, y estás pensando en someterte a una gastrectomía vertical, en este artículo hemos hecho un repaso de 10 cosas que debes saber sobre esta cirugía antes de someterte a ella. Desde los pros hasta los contras, pasando por todas las informaciones complementarias que debes conocer antes. Aquí las tienes.

 

10 cosas sobre la gastrectomía vertical

1. Se llama vertical porque es vertical. En la gastrectomía vertical, lo que se realiza es una incisión que corta el estómago en dos desde arriba hasta abajo. De tal forma que el conducto estomacal permanece totalmente operativo.

 

2. El tratamiento debe completarse. cuando nos sometemos a una gastrectomía vertical tenemos que tener en cuenta que no se trata de una intervención que cubre y solucione las cosas por sí misma. La gastrectomía vertical únicamente consigue que tengamos menos apetito, pero esto lo deberemos completar con un ejercicio y una serie de pautas sanas.

 

3. Requiere postoperatorio. La gastronomía vertical es una intervención quirúrgica que necesita de un post operatorio. Es algo que tenemos que tener en cuenta, ya que se trata de uno de los últimos recursos para perder peso. De hecho, sólo está recomendada en los casos en los que no podamos adelgazar por nuestros propios medios.

 

4. Reduce el hambre. Al someternos a una gastrectomía vertical nos sentiremos llenos antes. Esto se debe por el hecho de que el estómago es más pequeño. Esta sensación de estar llenos antes, es la que hará que acabemos comiendo menos.

 

5. Es un tratamiento de urgencia. La gastrectomía vertical solo se aconseja en casos en los que no haya ninguna otra manera natural de perder peso. De hecho, se trata de un tratamiento médico de urgencia al que no todo el mundo puede someterse.

 

6. Es segura pero no del todo. La gastronomía vertical se trata de una intervención quirúrgica bastante segura. No obstante, se trata de una operación mayor y no está exenta de riesgos.

 

7. Se requiere anestesia. La gastrectomía vertical es una operación que requiere de anestesia general. Por lo que debemos consultar con nuestro médico y someternos a un análisis general de nuestra salud en el que le contemos todos nuestros antecedentes, si fumamos, si tenemos alguna alergia…

 

8. Requiere seguimiento. Necesitamos realizar un seguimiento médico, tanto antes de someternos a la operación de gastrectomía vertical como una vez que nos hayamos sometido a ella. Hemos de entender que someternos a una operación como esta forma parte de un proceso más complejo de adelgazamiento.

 

9. Puede haber complicaciones. Desde luego, las complicaciones de la gastronomía vertical no son demasiado severas, sin embargo sí que pueden aparecer. Molestias como ardor de estómago o problemas como las hemorragias pueden aparecer en ocasiones.


10. hace falta completar con dieta. Del mismo modo que debemos completar la gastrectomía vertical con una buena rutina de ejercicios, se hace muy necesario adoptar una dieta saludable que nos permita mantener el ritmo de pérdida de peso después de realizar la operación.

 

 

¿Qué operaciones existen para la obesidad?

¿Aún no puedes bajar de peso, sin importar cuantos tratamientos o dietas has realizado? Sabes que padecer obesidad afecta tu salud negativamente. Y eso te preocupa. Probablemente estás buscando una alternativa con la cual puedas solucionar de manera efectiva este problema. Te has enterado de que existen operaciones milagrosas. Pero, ¿cuáles son esas operaciones para la obesidad?

Te traemos la solución: la cirugía para perder peso, también conocida como cirugía bariátrica. Su finalidad es la reducción del tamaño de tu estomago para que tu cuerpo absorba menos alimentos. La cirugía bariátrica no solo te va ayudar a bajar de peso, también contribuirá en la prevención de enfermedades relacionadas con la obesidad.

Esta cirugía aumenta la esperanza de vida en el paciente. Aunque parezca una maravilla, la cirugía bariátrica no es para todas las personas que sufren obesidad. Es esencialmente recomendada a aquellas personas en las cuales su condición de obesos afecta directamente su salud. Es decir, que sufren de comorbilidades.

Así que si eres esa persona que padece obesidad pero a su vez empiezas a sufrir de hipertensión, artritis, insuficiencia cardiaca, diabetes tipo II o hígado graso, entonces la operación es ideal para ti. A continuación vamos hablar sobre las técnicas de cirugías bariátrica que son más comunes para la obesidad.

 

4 tipos de operaciones para la obesidad

 

1. Cirugía de ByPass Gástrico. La cirugía de bypass gástrico es la operación que se realiza con más frecuencia en pacientes con obesidad, lo cual evidencia que tiene un gran beneficio para ellos. Esta cirugía reduce la capacidad del estómago. Es decir, modifica la anatomía del estómago o de los intestinos para la disminución del peso. 

El objetivo de esta técnica es que el paciente ingiera poca cantidad de alimentos, a su vez reduce la absorción de los mismos. Cuando una persona tiene un estomago reducido tiende a sentir la sensación de saciedad con poca cantidad de comida lo cual ayuda a la pérdida de peso duradera en el tiempo.

2. Cirugía de banda gástrica. Esta técnica consiste en colocar un anillo de silicona alrededor de la entrada del estómago, con el fin de reducir la entrada de comida. De esta manera crea una rápida sensación de saciedad en el paciente. En consecuencia, la ingestión de alimentos será menor. Esta cirugía es ajustable de acuerdo a las necesidades del paciente.

Es un procedimiento menos invasivo y está indicado para pacientes con sobrepeso que han recurrido a diversos sistemas y tratamientos de adelgazamiento pero que no han obtenido resultados en la disminución del peso corporal. Esta técnica es totalmente reversible.

3. Cirugía de manga gástrica. La cirugía de manga gástrica es un método que consiste en la reducción del estómago, dándole forma tubular. Es decir, se separa el estómago, quitándole cuerpo. Con el estómago restante se le da forma de tubo, reduciendo su tamaño considerablemente.

El paciente al tener un estomago pequeño no tiene la capacidad para ingerir grandes cantidades de alimentos. Además, gracias a esta técnica se genera una disminución de la hormona grelina que es la causante del apetito. Al verse reducida, se ve afectado el deseo de comer en el paciente. Como resultado, disminuye la ingesta de comida y se produce una pérdida de peso corporal.

4. Balón gástrico. El balón gástrico no requiere de un procedimiento operatorio, es un procedimiento ambulatorio, que usa métodos no quirúrgicos, en el cual se implanta un balón en el estómago con el objetivo de crear una sensación de saciedad, facilitando la disminución del consumo de alimentos. Dicho balón va a permanecer en el estómago por 6 meses.

El otoño, una buena época para someternos a cirugía de obesidad

La llegada de septiembre nos hace reflexionar sobre el trabajo, la familia y la salud. Es una buena época para iniciar nuevos propósitos y dejar atrás aspectos de nuestra vida que impiden nuestro bienestar, bajan nuestra autoestima y nuestra seguridad. Es por ello que muchas personas con obesidad deciden dar el paso y someterse a una intervención para acabar para siempre con el sobrepeso.

En el verano nos dejamos llevar más y es lo mejor que podemos hacer, pues es una época para disfrutar, descansar y desconectar. En muchas ocasiones, al estar más relajados aumentamos de peso, lo que hace que al llegar septiembre muchas personas con problemas de sobrepeso se planteen someterse a una cirugía de obesidad. Si es tu caso, estás en el mejor momento para hacerlo y el hecho de haber tomado la decisión supone un paso muy importante en tu proceso de cambio.

Tengo obesidad y quiero cambiar, ¿qué tratamientos hay?

Como sabes, existen muchos tratamientos para la obesidad, algunos más eficaces que otros. Si tu problema de obesidad es serio, pues tienes mucho sobrepeso que hace que estés mal, tanto física como anímicamente, debes consultar con un cirujano especialista en obesidad que te recomendará el tratamiento más adecuado en tu caso. Es posible que sea una intervención quirúrgica contra la obesidad, también conocida como cirugía bariátrica. ¿Quieres conocer las principales intervenciones de cirugía de obesidad?

1.- Bypass Gástrico. Es probablemente la técnica más efectiva para la desaparición definitiva de la obesidad. Lo que hace el cirujano es reducir la capacidad del estómago. Para explicarlo de forma fácil es como si se creara un estómago de mucho menor tamaño que el habitual al que se conoce como reservorio. Una vez se crea éste, se une al resto del intestino para que los alimentos pasen correctamente. Con este estómago más pequeño el paciente tiene antes sensación de saciedad, por lo que pierde peso de forma más rápida.

Lo bueno de esta intervención es que se realiza por laparoscopia, por lo que es mínimanente invasiva y sin grandes incisiones. Se trata de la cirugía de obesidad más empleada por los cirujanos a nivel mundial.

2.- Gastrectomía vertical. También se la conoce como manga gástrica y una de sus principales ventajas es que resulta menos agresiva que otros métodos quirúrgicos. La técnica, que comenzó en 2001, reduce el tamaño de nuestro estómago y le da forma de tubo. A diferencia de otras intervenciones, la gastrectomía vertical no altera el intestino. Esto evita problemas gástricos y es una de las técnicas más empleadas en pacientes con obesidad y anemias.

3.- Banda gástrica. También es otro tipo de cirugía bariátrica muy conocido y mínimamente invasivo. Son cada vez más las personas que se decantan por esta técnica que consiste en la colocación de un anillo de silicona que rodea el estómago para reducir la cantidad de comida que a él llega, produciendo una sensación de saciedad. La banda gástrica es totalmente reversible. No hay que confundirla con el balón gástrico ya que esta técnica, aunque también es muy efectiva, no se trata de una intervención quirúrgica, si no de un balón que se introduce en el interior del estómago por técnicas endoscópicas y permanecerá en él un semestre. La rapidez de la implantación del balón y el no haber ingreso hospitalario son atractivos para muchos pacientes.

En Unidad de Cirugía de la Obesidad y Metabólica (UCOM) te aconsejaremos sobre cuál es la mejor intervención para ti, según los resultados que quieras obtener, tus condiciones físicas y estado anímico. Iremos de tu mano para que tu pérdida de peso sea todo un éxito.

La alimentación tras un balón gástrico durante los primeros meses

El balón gástrico es uno de los dispositivos más comunes de la cirugía moderna, encargado de regular la obesidad y los hábitos alimenticios en casos puntuales. Está compuesto por un material de silicona que no produce reacción en la mucosa del estómago, su función es dar una sensación de saciedad al ocupar espacio en el aparato digestivo. Con esta dinámica debe aplicarse un nuevo estilo de alimentación que tenga como principal impacto la pérdida de peso.

Una vez el balón gástrico esté en el estómago es importante conocer la dieta correcta desde el primer momento que finalice la cirugía. Si bien antes de introducir el balón gástrico era necesario una dieta líquida, una vez finalizada la cirugía debe mantenerse este tipo de alimentación. Se requiere como dieta del postoperatorio cualquier alimento líquido nutritivo sin componentes solidos demasiado sólidos, pues podrían causar irritación. Para evitar esto se recomienda ingerir alimentos fríos, pues en esa temperatura el estómago sentirá mayor calma.

Las primeras semanas con balón gástrico

Pasada la primera semana después de la cirugía de balón gástrico, inicia un proceso de tres etapas donde gradualmente se irán incorporando los sólidos. Al iniciar la segunda semana después de la operación, la dieta líquida pasa a convertirse en un proceso de alimentación semilíquido en el cual el paciente tiene permitido ingerir alimentos muy blandos como es el caso de los purés aguados, yogures y hasta caldos, estos últimos deberían contener sémola o trigo con consistencia muy blanda. Esta etapa debe extenderse al menos por una semana.

El siguiente paso, una vez finalizada la alimentación semilíquida es acudir ahora a una alimentación pastosa, la cual se extenderá durante una semana más, en ella el paciente debe consumir alimentos un poco menos aguados, los ideales en estos casos son los purés más consistentes que podrían tener alguna proteína incluida así como la fruta en compota. Finalmente al cabo de una tercera semana después de la cirugía de balón gástrico, es cuando inicia la alimentación normal,  en esta etapa se debe garantizar una dieta equilibrada y sana que se convertirá en un nuevo estilo de vida. La cirugía no tendrá éxito si no se cumplen cada una de estas etapas.

La dieta con balón gástrico y trucos para sobrellevarla

El balón gástrico no solo representa un cambio en la rutina de alimentación, sino además un impacto psicológico al que el paciente deberá enfrentarse. Una vez tratado el perfil emocional de cara a una cuarta semana, los desayunos pueden incluir cereales sin azúcar con leche desnatada. Esto se puede complementar con algún zumo de frutas a media mañana. Para la comida se puede optar por sopa con fideos o pescado al horno. Una merienda con galletas y leche desnatada. Finalmente la cena puede incluir puré de verduras y filete de pollo.

Para una quinta semana después de la operación de balón gástrico, se puede optar por desayunos y meriendas similares pero ahora alternando con pavo como proteína y tal vez alguna pera para la merienda. La cena puede incluir un filete de ternera sin grasa a la plancha. Todo esto con al menos unos 125 ml de leche desnatada antes de dormir. Lo importante de estas rutinas alimenticias es entender que el aspecto mental será fundamental para poder lograr el objetivo.

Una recomendación básica es empezar a comer en platos más pequeños, ya que la parte visual siempre ayuda en el efecto de saciedad. De igual manera las cucharas o utensilios de cocina más pequeños ayudarán a que sean mayor cantidad de bocados, generando que la mente entienda que ya está satisfecha. La organización lo es todo en esta etapa y es por eso que llevar un control de medidas y cantidades será muy importante. Llevar un diario de comidas será una gran idea para organizar mejor las opciones y no aburrirse en el intento.

 

 

Cirugía bariátrica, la única vía efectiva para combatir la obesidad.

1. Cuándo realizarla, implicaciones nutricionales y beneficios.  La cirugía bariátrica de la obesidad está indicada para aquellas personas que alcanzan el grado de obesidad severa o mórbida. En estos casos el IMC (índice de masa corporal) se sitúa en 40 o superior a 35 y los objetivos de pérdida de peso, así como la resolución de patologías asociadas a la obesidad, no suelen lograrse por medio de dietas, ejercicio físico, ni tampoco medicamentos.

Llegados a este punto, la única alternativa terapéutica que consigue una pérdida de peso mantenida en el tiempo, así como la remisión de las comorbilidades, es la cirugía bariátrica. Esta cirugía aumenta significativamente la esperanza de vida y previene el desarrollo de nuevas enfermedades consecuencia de la obesidad.

Dentro de la cirugía de la obesidad, la técnica más utilizada es el by-pass gástrico en Y de Roux, consistente en reducir el estómago al tamaño de una nuez. Se realiza de manera mínimamente invasiva mediante la técnica de laparoscopia, practicando al paciente unas pequeñas incisiones en el abdomen que le permiten una recuperación temprana.

2. Implicaciones nutricionales tras la cirugía bariátrica.

Una vez realizada la cirugía y por tanto alterada la anatomía gastrointestinal es necesario incorporar una serie de pautas alimentarias que favorezcan las nuevas condiciones fisiológicas. Todas las pautas dietéticas deben seguirse según las indicaciones de un profesional en nutrición.

Durante la primera etapa, inmediatamente después de la operación, hay que ingerir líquidos claros, durante 2 o 3 días. Luego seguirá, durante un mes aproximadamente, una dieta líquida completa, baja en grasa y con alto contenido proteico. La dieta blanda está indicada para justó después, pasados unos 30 días de la cirugía, e incluye alimentos muy blandos, ricos en proteínas (huevo, algunos quesos, pescado y carnes magras de pollo, vacuno, cerdo). Transcurridas 8 semanas, o en ocasiones un poco más tarde, el paciente ya puede empezar con la dieta normal fijándose, eso sí, en incorporar alimentos híperproteicos en cada comida. 

La dieta post-cirugía tiene como finalidad que el paciente pierda peso y adquiera nuevos hábitos en su nutrición diaria que contribuyan a esta pérdida de peso. 

3. Beneficios tras la cirugía bariátrica.

Las personas que padecen obesidad tienen una esperanza de vida entre 15 y 20 años inferior a la media de la población. Estos pacientes cuentan con un importante riesgo de morbimortalidad cardiovascular, pero también presentan una alta predisposición a padecer otras enfermedades asociadas a la obesidad como el cáncer. Por tanto, después de someterse a la intervención quirúrgica, estos pacientes perciben un aumento importante de la esperanza de vida. 

La calidad de vida es otra de las consecuencias positivas de someterse a una cirugía bariátrica. Recuperar actividades cuotidianas como vestirse, ejercer la maternidad sin problemas, poder echar una carrera para no perder el autobús, y disfrutar de una vida social más plena son solo algunas de las mejoras.

El incremento de la autoestima es el común denominador de las personas que superan la obesidad. Esta mejoría pasa tanto por haber logrado perder el exceso de peso y mantenerse, así como por el hecho de gozar de una vida más saludable en todo los sentidos.

Dr. Pujol, médico cirujano especializado en cirugía bariátrica de la obesidad.
https://www.cirugiayobesidad.es/contacto
https://drpujolcirujano.com
Teléfono: 699956515

 

¿Cuáles son las principales diferencias entre la banda y el balón gástrico?

Hay personas que padecen mucho sobrepeso y que no pueden reducirlo a través de los métodos tradicionales como dietas o programas de ejercicio físico. Las causas de su obesidad pueden deberse a factores, como son los genéticos u hormonales y, además del aspecto estético, que hace que estas personas no se sientan bien, el exceso de peso puede conllevar a otros problemas de salud más graves.


Este sobrepeso puede eliminarse gracias a los tratamientos de obesidad que existen a día de hoy, entre los que se encuentran la banda gástrica y el balón gástrico o intragástrico. En Unidad especializada en el tratamiento de la obesidad (UCOM) nuestro equipo de profesionales, capitaneados por el doctor Joan Puyol Rafols, analiza el caso de cada paciente en concreto y le recomienda la mejor intervención para acabar con la obesidad que más se adapta a sus necesidades.

Diferencias entre la banda gástrica y el balón gástrico o intragástrico

Dos de las intervenciones para acabar con el sobrepeso son la banda gástrica y el balón gástrico o intragástrico. Sin embargo, muchas personas las confunden y no saben exactamente para qué casos está indicada cada una de las técnicas. A continuación se despejan las dudas:

1.- Banda gástrica. Este sistema consiste en la colocación de una bandeleta o anillo de silicona alrededor de la entrada del estómago para limitar la entrada de la comida. Esto crea una sensación de saciedad precoz que reduce de forma drástica la ingestión de grandes cantidades de alimentos. Se inserta a través de una cirugía mínimamente invasiba, es ajustable según las necesidades de cada persona y es totalmente reversible.

Esta banda gástrica, que se inserta mediante cirugía laparoscópica o vídeocirugía, está indicada para pacientes con problemas graves de sobrepeso que no pueden adelgazar definitivamente con un tratamiento conservador. Entre sus ventajas destaca que se trata un tratamiento que ofrece la máxima seguridad y requiere un solo día de ingreso. ¿Sabías que ya hay más de 125.000 pacientes que se sometieron a esta intervención en todo el mundo?

2.- Balón gástrico. La principal diferencia de este método de reducción de peso frente a la banda gástrica es que no require de cirugía. El balón gástrico o intragástrico (BIB) se implanta en el interior del estómago, donde permanece durante seis meses. El proceso de implantación se realiza mediante técnicas endoscópicas sin cirugía.

Otra diferencia con la banda gástrica es que esta intervención de inserción del BIB es un proceso ambulatorio de aproximadamente 20 minutos, por lo que el paciente no requiere de ingreso. La presencia del balón en el estómago produce una sensación de saciedad que facilita la reducción del consumo de alimentos y la pérdida de peso.

Por otra parte, el período de recuperación con el balón gástrico es más rápido que el de la banda gástrica. Con el balón el paciente puede reiniciar su rutina diaria en uno o dos días, mientras que con la banda deberá esperar un mínimo de una semana y comenzar una dieta de adaptación.  

Si sufres un problema de obesidad y crees que ha llegado el momento de cambiar y mejorar tu salud física y estética, no dudes en consultar nuestro equipo de UCOM donde evaluaremos tu caso de forma personalizada para recomendarte la intervención más adecuada a tu situación.

 

Consejos para evitar ganar peso en verano tras un tratamiento de obesidad

Una de las mayores preocupaciones de las personas que se someten a algún tratamiento de obesidad porque no son capaces de perder peso por las vías tradicionales es precisamente volver a recuperar los kilos perdidos después de la intervención. Además, estos pacientes temen al verano por ser una época en la que nos relajamos más con la comida.


Es un temor bastante extendido, porque estos tratamientos de obesidad suelen ser costosos y requieren de cierta disciplina del paciente para conseguir los objetivos. Banda gástrica, bypass gástrico, balón intragástrico o gastrectomía vertical son algunas de las intervenciones más utilizadas para conseguir que los pacientes con graves problemas de obesidad logren adelgazar.

En la mayoría de los casos, los resultados son un éxito, pero existen una serie de consejos para que estas personas con tendencia al sobrepeso no recuperen los kilos que perdieron tras el tratamiento, sobre todo en verano.

Consejos para evitar ganar peso tras un tratamiento de obesidad

Por ejemplo, los pacientes que se somenten a una cirugía de bypass gástrico consiguen perder entre el 50 y el 80 por ciento del sobrepeso durante el primer año y este porcentaje puede aumentarse durante el segundo. Pero para lograr que tras la pérdida de peso los resultados perduren, es necesaria una implicación del paciente, que debe incorporar ya para siempre unos buenos hábitos alimenticios y la práctica de ejercicio.

Tanto si te has sometido a este tratamiento de obesidad como a cualquier otro, para que esos kilos de más nunca vuelvan es recomendable seguir los siguiente consejos:

1.- Planifica las comidas. Una vez hayas llegado a tu peso sano podrás comer de todo, pero siempre en su justa medida. Debes diseñar tus menús teniendo en cuenta los nutrientes y propiedades de cada alimento. Dale prioridad a los que son ricos en minerales, ácidos grasos esenciales o vitaminas y destierra para siempre las grasas y los azúcares. Si tienes dudas para hacerlo, tal vez te ayude el consejo de un nutricionista.

2.- Controla las calorías. Cada uno, en función de su estatura, constitución y capacidad de quemar grasas tiene un número de calorías del que no debería pasarse para no engordar. Comprueba que tus menús no se pasan de tu número óptimo de calorías.

3.- No pases hambre.  Mantenerse en forma no es sinónimo de pasar hambre. Debes hacer las 5 comidas diarias de forma consciente y, aunque sabemos que en verano es más difícil porque estamos más relajados, a ser posible, no hagas grandes variaciones en los horarios.

4.- Bebe mucha agua. La ingesta de agua en la dieta es importante para una buena hidratación, sobre todo durante el verano, y porque produce sensación de saciedad. Aunque te cueste, por que tal vez estés de vacaciones, evita las bebidas alcohólicas.

5.- Haz deporte. Si implementas en tu vida la práctica de ejercicio verás como te  resulta mucho más fácil mantenerte en tu peso óptimo. ¿Por qué no pruebas con deportes acuáticos?

No debes obsesionarte para mantenerte en tu peso. Siguiendo estos consejos conseguirás no engordar tras tu tratamiento de obesidad y adquirirás unas rutinas muy saludables que se mantendrán para toda tu vida.

 

El bypass gástrico o reducción de estómago, método para acabar con la obesidad

La obesidad está considerada actualmente como la epidemia del siglo XXI.

A pesar de los esfuerzos en educación a través, por ejemplo, de campañas sanitarias de prevención, no se ha logrado vencer esta enfermedad que cada año se lleva a 2,8 millones de personas en el mundo.
Actualmente, España es el país de Europa con más casos de sobrepeso después del Reino Unido. A pesar de gozar de la conocida dieta mediterránea, considerada por los nutricionistas como el sistema alimentario más saludable del mundo, la incorporación de hábitos poco saludables como la ingesta de alimentos industrializados y el fast food, combinado con el sedentarismo ha provocado el incremento del sobrepeso y la obesidad en nuestra sociedad.
La medicina aboga por la prevención como primera vía para evitar el sobrepeso. Pero cuando una persona sufre obesidad sostenida en el tiempo, exponiendo su vida a serios riesgos de salud, la única solución efectiva es la cirugía bariátrica, también conocida como cirugía de la obesidad.
Existen distintas técnicas de cirugía bariátrica y es el médico quién decidirá cuál es la técnica adecuada para cada paciente. El Dr. Juan Pujol Rafols, referente en el campo de la cirugía de la obesidad en España, explica que una de las técnicas más practicadas es el bypass gástrico o reducción de estómago, indicada para personas con un IMC superior a 40.
La reducción de estómago es la intervención más realizada en el mundo y con resultados más contrastados. Consiste en modificar la anatomía del estómago y/o del circuito intestinal para reducir el peso corporal. La reducción de estómago es un método completamente distinto a la banda gástrica o al balón gástrico ya que éstos no alteran la anatomía natural.
El Dr. Pujol Rafols afirma que “la reducción de estómago es actualmente una intervención mucho menos invasiva que año atrás puesto que habitualmente la realizamos por medio de la técnica de laparoscopia, implicando una incisión muy pequeña en el vientre del paciente”. Aun así, el paciente debe saber que el tratamiento contra la obesidad no acaba después de la operación ya que hay que seguir una serie de indicaciones dietéticas saludables para no recuperar peso, así como tener una vida activa. Incorporar el deporte en la visa diaria es una de las claves.
La obesidad es una patología provocada por exceso de peso en el organismo. La masa grasa, igual que la ósea o muscular, es necesaria en el cuerpo pero no en exceso. Es importante señalar que este incremento de grasa no se encuentra solo debajo de la piel, sino por todo el organismo: en el hígado, entre las fibras musculares del corazón y en las paredes de las arterias, provocando problemas de colesterol, apneas del sueño, sobrecarga articular, diabetes, algunos tipos de cáncer… Los datos demuestran que las personas que sufren obesidad viven entre 15 y 20 años menos que el resto y además viven con una calidad deficiente.
-

Ejemplos de pacientes que han superado la obesidad con alguno de nuestros tratamientos:

 
Pide tu cita con el doctor:
https://www.cirugiayobesidad.es/contacto
https://drpujolcirujano.com
Teléfono: 699956515
 

Páginas

Suscribirse a RSS - Blog