La alimentación tras un balón gástrico durante los primeros meses

La alimentación tras un balón gástrico durante los primeros meses

El balón gástrico es uno de los dispositivos más comunes de la cirugía moderna, encargado de regular la obesidad y los hábitos alimenticios en casos puntuales. Está compuesto por un material de silicona que no produce reacción en la mucosa del estómago, su función es dar una sensación de saciedad al ocupar espacio en el aparato digestivo. Con esta dinámica debe aplicarse un nuevo estilo de alimentación que tenga como principal impacto la pérdida de peso.

Una vez el balón gástrico esté en el estómago es importante conocer la dieta correcta desde el primer momento que finalice la cirugía. Si bien antes de introducir el balón gástrico era necesario una dieta líquida, una vez finalizada la cirugía debe mantenerse este tipo de alimentación. Se requiere como dieta del postoperatorio cualquier alimento líquido nutritivo sin componentes solidos demasiado sólidos, pues podrían causar irritación. Para evitar esto se recomienda ingerir alimentos fríos, pues en esa temperatura el estómago sentirá mayor calma.

Las primeras semanas con balón gástrico

Pasada la primera semana después de la cirugía de balón gástrico, inicia un proceso de tres etapas donde gradualmente se irán incorporando los sólidos. Al iniciar la segunda semana después de la operación, la dieta líquida pasa a convertirse en un proceso de alimentación semilíquido en el cual el paciente tiene permitido ingerir alimentos muy blandos como es el caso de los purés aguados, yogures y hasta caldos, estos últimos deberían contener sémola o trigo con consistencia muy blanda. Esta etapa debe extenderse al menos por una semana.

El siguiente paso, una vez finalizada la alimentación semilíquida es acudir ahora a una alimentación pastosa, la cual se extenderá durante una semana más, en ella el paciente debe consumir alimentos un poco menos aguados, los ideales en estos casos son los purés más consistentes que podrían tener alguna proteína incluida así como la fruta en compota. Finalmente al cabo de una tercera semana después de la cirugía de balón gástrico, es cuando inicia la alimentación normal,  en esta etapa se debe garantizar una dieta equilibrada y sana que se convertirá en un nuevo estilo de vida. La cirugía no tendrá éxito si no se cumplen cada una de estas etapas.

La dieta con balón gástrico y trucos para sobrellevarla

El balón gástrico no solo representa un cambio en la rutina de alimentación, sino además un impacto psicológico al que el paciente deberá enfrentarse. Una vez tratado el perfil emocional de cara a una cuarta semana, los desayunos pueden incluir cereales sin azúcar con leche desnatada. Esto se puede complementar con algún zumo de frutas a media mañana. Para la comida se puede optar por sopa con fideos o pescado al horno. Una merienda con galletas y leche desnatada. Finalmente la cena puede incluir puré de verduras y filete de pollo.

Para una quinta semana después de la operación de balón gástrico, se puede optar por desayunos y meriendas similares pero ahora alternando con pavo como proteína y tal vez alguna pera para la merienda. La cena puede incluir un filete de ternera sin grasa a la plancha. Todo esto con al menos unos 125 ml de leche desnatada antes de dormir. Lo importante de estas rutinas alimenticias es entender que el aspecto mental será fundamental para poder lograr el objetivo.

Una recomendación básica es empezar a comer en platos más pequeños, ya que la parte visual siempre ayuda en el efecto de saciedad. De igual manera las cucharas o utensilios de cocina más pequeños ayudarán a que sean mayor cantidad de bocados, generando que la mente entienda que ya está satisfecha. La organización lo es todo en esta etapa y es por eso que llevar un control de medidas y cantidades será muy importante. Llevar un diario de comidas será una gran idea para organizar mejor las opciones y no aburrirse en el intento.