Cirugía bariátrica, la única vía efectiva para combatir la obesidad.

Cirugía bariátrica, la única vía efectiva para combatir la obesidad.

1. Cuándo realizarla, implicaciones nutricionales y beneficios.  La cirugía bariátrica de la obesidad está indicada para aquellas personas que alcanzan el grado de obesidad severa o mórbida. En estos casos el IMC (índice de masa corporal) se sitúa en 40 o superior a 35 y los objetivos de pérdida de peso, así como la resolución de patologías asociadas a la obesidad, no suelen lograrse por medio de dietas, ejercicio físico, ni tampoco medicamentos.

Llegados a este punto, la única alternativa terapéutica que consigue una pérdida de peso mantenida en el tiempo, así como la remisión de las comorbilidades, es la cirugía bariátrica. Esta cirugía aumenta significativamente la esperanza de vida y previene el desarrollo de nuevas enfermedades consecuencia de la obesidad.

Dentro de la cirugía de la obesidad, la técnica más utilizada es el by-pass gástrico en Y de Roux, consistente en reducir el estómago al tamaño de una nuez. Se realiza de manera mínimamente invasiva mediante la técnica de laparoscopia, practicando al paciente unas pequeñas incisiones en el abdomen que le permiten una recuperación temprana.

2. Implicaciones nutricionales tras la cirugía bariátrica.

Una vez realizada la cirugía y por tanto alterada la anatomía gastrointestinal es necesario incorporar una serie de pautas alimentarias que favorezcan las nuevas condiciones fisiológicas. Todas las pautas dietéticas deben seguirse según las indicaciones de un profesional en nutrición.

Durante la primera etapa, inmediatamente después de la operación, hay que ingerir líquidos claros, durante 2 o 3 días. Luego seguirá, durante un mes aproximadamente, una dieta líquida completa, baja en grasa y con alto contenido proteico. La dieta blanda está indicada para justó después, pasados unos 30 días de la cirugía, e incluye alimentos muy blandos, ricos en proteínas (huevo, algunos quesos, pescado y carnes magras de pollo, vacuno, cerdo). Transcurridas 8 semanas, o en ocasiones un poco más tarde, el paciente ya puede empezar con la dieta normal fijándose, eso sí, en incorporar alimentos híperproteicos en cada comida. 

La dieta post-cirugía tiene como finalidad que el paciente pierda peso y adquiera nuevos hábitos en su nutrición diaria que contribuyan a esta pérdida de peso. 

3. Beneficios tras la cirugía bariátrica.

Las personas que padecen obesidad tienen una esperanza de vida entre 15 y 20 años inferior a la media de la población. Estos pacientes cuentan con un importante riesgo de morbimortalidad cardiovascular, pero también presentan una alta predisposición a padecer otras enfermedades asociadas a la obesidad como el cáncer. Por tanto, después de someterse a la intervención quirúrgica, estos pacientes perciben un aumento importante de la esperanza de vida. 

La calidad de vida es otra de las consecuencias positivas de someterse a una cirugía bariátrica. Recuperar actividades cuotidianas como vestirse, ejercer la maternidad sin problemas, poder echar una carrera para no perder el autobús, y disfrutar de una vida social más plena son solo algunas de las mejoras.

El incremento de la autoestima es el común denominador de las personas que superan la obesidad. Esta mejoría pasa tanto por haber logrado perder el exceso de peso y mantenerse, así como por el hecho de gozar de una vida más saludable en todo los sentidos.

Dr. Pujol, médico cirujano especializado en cirugía bariátrica de la obesidad.
https://www.cirugiayobesidad.es/contacto
https://drpujolcirujano.com
Teléfono: 699956515